La Colonia. Las tiendas

lEl horno de pan fue la primera tienda de las colonias, ya que proporcionaba el alimento básico pero también un buen número de productos de primera necesidad, como la sémola y la pasta. Poco a poco se llenaron de otros productos básicos: aceite, bacalao, vino, grano para cobre y grano cocido, tocino … y se convirtieron en tiendas de comestibles, donde ya se podía encontrar carne de cerdo, y pollo los sábados. Con el tiempo se llenaron de otros productos, alpargatas, ropa, galletas, chocolate, e incluso juguetes. Los habitantes de la colonia completaban su dieta con los productos procedentes de los huertos de la colonia-verduras, hortalizas y patatas-, la pesca en el río y carne de caza. En algunas colonias, la tienda era propiedad de la empresa y en la mayoría de particulares que se instalaban protegidos por el dueño que no les hacía pagar alquiler por el local que ocupaban y por el servicio que daban. Durante los años del franquismo se crearon los economatos de empresa, que tuvieron una vida corta.

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Colonias industriales, Curiosidades sobre el pasado fabril.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s