Navarcles y su pasado textil

En el  margen izquierdo del río Llobregat y en la confluencia de este con el Calders, se edificó el primitivo pueblo de Navarcles. Tenemos noticia de su existencia desde el año 940, en plena conquista del territorio catalán los serracenos. El 1093, el término de Navarcles pasó a engrosar el patrimonio de Hug de Dalmau, señor feudal, el cual, al morir, le dejó a su hijo Ponç, con la condición de que si moría sin hijos debía dejar al Monasterio de Sant Benet de Bages. Ponç tuvo dos hijos, pero uno lo hizo monje en San Benito y el otro clérigo en Vic, de tal manera que el término Navarcles pasó a ser de dos señores. En 1279, llegaban a un acuerdo: de todo lo que se cobraba dos partes iban a San Benito y una en Vic. La tierra pasó a ser controlada por los caseríos que quedaron después de la Peste negra que de aliniaban a lo largo de la calle Ample: el mas Aguilar, el mas Bertran, el mas Serra, el mas Escayola, el mas Torroella y el mas Otzet. En las afueras y había el mas Cura y el mas de Solervicens. Estos campesinos establecieron tierras, huertos y patios para casas a los pequeños campesinos y el pueblo empezó a crecer. En 1625 había 36 casas y 185 personas; en 1716, 84 casas y 447 personas y en 1787, rondaba el millar de habitantes. Entre los siglos XVII y XVIII se configuró el casco antiguo actual: la calle de Francia, la calle Verger, la calle Nou, la calle de la Viña Vella (actual A. Guimerà), la calle de la Sort, la calle Almendro y la calle Sant Bartomeu. La gente vivía de los huertos que producían verduras para la subsistencia, del vino que vendían en las comarcas de montaña y de la industria de la lana que ocupaba mujeres y niños.

La proximidad del río Calders y del río Llobregat permitió que se instalaran fábricas textiles que aprovechaban la fuerza del agua para mover las máquinas. Primero fue el Molí de’n Serra (1805), después la fábrica del Río (1818), la fábrica del Puente (dedicada a la lana primero y después al algodón), la fábrica de Sant benet (1856), la colonia Galobart ( 186?) y finalmente la fábrica de Cal Tàpies (1884). Con esta nueva actividad, Navarcles crece. En 1860 tenía 1571 habitantes y en 1900, 1714. La buena temporada que atraviesa la vid antes de la llegada de la filoxera permite que las casas abran balcones, que se abran nuevas calles como la plaza Clavé, la calle Ubach o las casas de la Creueta.

Los viñedos y las fábricas textiles funcionaron con más o menos dificultad hasta los años cincuenta, momento que los hombres abandonaron las viñas, que se construyeron nuevas empresas y començara llegar personas procedentes de otros pueblos del Estado. Aparecieron nuevos barrios como el del Campo de Fútbol y el de Sant Bartomeu y en los años setenta aparecieron las casas unifamiliares y los barrios residenciales (La Cura, Bonavista y sobre el Lago). En la actualidad, Navarcles tiene 5315 habitantes.
 La fotografía de arriba, La Fábrica de Sant Benet, y abajo La Fábrica del Pont Vell.

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Patrimonio industrial. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s