Las fábricas de El Pont de Vilomara

A mediados del siglo XIX dos industriales, Antoni Jover y Marià Regordosa deciden instalar dos fábricas de hilados de algodón cerca del río Llobregat y el Camí Ral, por lo que compran unos terrenos situados junto al mas Vilomara i del puente. En 1841 construyen la presa y el canal para conducir el agua del río hasta las fábricas para producir la energía necesaria para mover la maquinaria textil. El año 1848 ya funcionaban a pleno rendimiento. A trabajar en las fábricas vino gente de los alrededores (Rocafort, Mura, Navarcles, Manresa …) especialmente mujeres y niñas que con el fruto de su trabajo ayudaban a complementar la escasa economía de sus hogares. La fábrica Regordosa tenía unas naves con cocina y dormitorios para obreros y obreras pudieran pasar la semana (de lunes a sábado) y el domingo volvían, a pie, en sus respectivas casas.
El 17 de enero de 1902, a un cuarto de siete de la tarde, hizo explosión la caldera de la fábrica Jover, que afectó también a la Regordosa, situada delante mismo. Murieron 12 trabajadores (5 hombres y siete mujeres, algunas con sólo doce años), y resultaron heridos muchos más. Este accidente movilizó la ayuda de la ciudad de Manresa a consecuencia del cual le fue concedido el título de "Benéfica".
Como consecuencia del accidente Pere Regalat Jover vende su parte a Marià Regordosa propietario de la otra fábrica. En 1926 Industrias y Almacenes Jorba se hace cargo de la fábrica de hilados de El Pont de Vilomara. En 1928 se produce un incendio que destruye prácticamente toda la fábrica. Los trabajadores vuelven a la fábrica en 1931. El año 1966 las industrias Jorba compran definitivamente la propiedad a Ramon Torres Regordosa, y se harán cargo hasta su cierre definitivo en el año 1985.

El establecimiento de las dos fábricas textiles en el siglo pasado supuso un notable crecimiento demográfico por el municipio. El año 1842 en el municipio había una población de 182 habitantes, la mayoría en el núcleo de Rocafort o diseminada por las masías.
El año 1857 la población era ya de 862 personas y en 1887 aumentó a 1322. Cifra que se mantendrá más o menos estable hasta las oleadas migratorias de la década de los 50 y 60 del siglo XX.
El espectacular crecimiento de población de El Pont de Vilomara respecto de Rocafort y la creciente divergencia ideológica y política entre el núcleo obrero y liberal de Vilomara frente al rural y conservador de Rocafort, hizo que el año 1868, aprovechando la coyuntura política del momento (revolución de septiembre) se trasladara, por favor por fuerza, la sede del ayuntamiento de Rocafort en El Pont de Vilomara. El nombre del municipio seguirá siendo el de "Rocafort" hasta el 1917 en que se llama "Rocafort y Vilumara" ya partir de l982 se invierte el orden de los topónimos quedando el definitivo "El Pont de Vilomara i Rocafort"

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Patrimonio industrial. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las fábricas de El Pont de Vilomara

  1. Rossi dijo:

    Al leer esta reseña he sentido curiosidad de ver lo que ser recogía en la prensa de la época. Concretamente La Vanguardia dedicó bastante espacio al tema. En realidad la fábrica Regordosa ya pertenecía en aquella época a los hijos de D. Mariano. Tanto él como su esposa Dª Concepción ya habían muerto en 1902.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s