La antigua fábrica Ca l’Aranyó gana un premio

El Campus Audiovisual, la manzana del 22@ donde se combina la nueva arquitectura con la rehabilitación de la antigua fábrica de Ca l’Aranyó y donde coinciden el uso público con el privado, ha recibido el premio Ciutat de Barcelona de Arquitectura y Urbanismo. El acta del jurado, que estuvo presidido por Josep M. Montaner, considera al Campus Audiovisual "un excepcional conjunto urbano" y "un trabajo coral que suma positivamente diversas actuaciones". El nuevo campus de la Pompeu Fabra se inaugura el 13 de febrero.
El edificio de nueva planta, la torre Imagina sede de la productora Mediapro, inaugurada el año pasado, con fachada a la Diagonal y a la calle de Tànger, ha sido proyectado por Carlos Ferrater y Patrick Genard. Su principal característica, señaló ayer Carlos Ferrater, es "que la fachada consiste en una membrana exterior compleja y la única estructura, sin pilares, algo que hace cinco años no habría podido hacerse".
Ferrater, que tiene en su poder otro premio Ciutat de Barcelona de Arquitectura, por el Jardí Botànic, en 1999, subrayó que la operación urbana se ha realizado "con buena sinergia y ha sido bastante modélica para los que hemos estado implicados". El arquitecto señaló que la concesión del premio es oportuna por cuanto coincide con las críticas que se realizan al nuevo urbanismo de Barcelona.

LAS NAVES
La Pompeu Fabra utiliza algunas aulas situadas en el edificio de Mediapro, pero concentra sus actividades en la antigua fábrica de Ca l’Aranyó, edificada en 1872 por Claudi Arañó, a imagen de las industrias textiles británicas. La fábrica fue rehabilitada y rescatada de un estado de semiabandono en el 2005 por el ayuntamiento, que encargó el proyecto a los arquitectos especializados en patrimonio fabril Antoni Vilanova y Eduard Simó. Después, sus dos naves de ladrillo han sido adaptadas a los usos de comunicación audiovisual de la Universitat Pompeu Fabra por el equipo de Josep Benedito y Ramon Valls. Además de la biblioteca y las aulas, situadas en la fábrica, se edificó otra pieza de nueva planta complementaria en la esquina de Roc Boronat y Tànger.
Si hay un símbolo que una la arquitectura nueva y la antigua es la chimenea de Ca l’Aranyó, una aguja de ladrillo de 36 metros situada en un patio de manzana para uso indistinto de todos los ocupantes de los equipamientos de la isla. Precisamente el jurado valoró la combinación de usos y programas que se le ha dado a la manzana. Y como previa a todas las actuaciones, se concede también el premio al plan urbanístico de Can Framis que redactó Beth Galí.

MENCIÓN A LA CASA BLOC
Finalmente ha recibido una mención especial el proceso de intervención en la Casa Bloc, de Josep Lluís Sert, con la retirada de los añadidos que mutilaron los primeros bloques para obreros de Barcelona según encargo del Pla Macià de la República, al convertirse en residencia de militares durante el franquismo. La mención reconoce a las administraciones, la asociación y comunidad de vecinos y a los arquitectos autores de la rehabilitación. El jurado estuvo compuesto por Rosa Rull, Josep Bohigas, Manuel Ruiz Sánchez y Júlia Shultz.

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Patrimonio industrial. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s