Sant Adriá salva las 3 chimeneas

Tendrán un uso metropolitano. escanear0008

Sant Adrià del Besòs ha decidido mantener las tres chimeneas de la central eléctrica de Endesa después de su cierre, programado para principios del 2010, para albergar grandes equipamientos metropolitanos. En la consulta popular organizada por el ayuntamiento y que se desarrolló desde el lunes pasado hasta ayer, un 82% de los votantes se mostraron partidario de preservar el inmueble al considerarlo un signo de identidad del municipio.
Un total de 2.597 ciudadanos acudieron a las urnas, de los 28.000 llamados a participar, lo que representa apenas un 9,1% del electorado. De ellos, 2.135 votaron salvar las chimeneas, 406 optaron por su derribo, 18 votaron en blanco y 38 emitieron un sufragio nulo. El Ayuntamiento de Sant Adrià mostró su satisfacción y se mostró conforme con el porcentaje de implicación ciudadana. "Lo importante de este tipo de procesos no es la participación que se obtenga, sino que se convoque a la participación ciudadana y que se lleve a cabo", afirmó Joan Callau, concejal de Urbanismo de la localidad, encargado de valorar el proceso.
Los resultados de la consulta, pionera en Catalunya, serán tomados en cuenta para la redacción del plan urbanístico a cargo de la empresa Barcelona Regional, que sentará las bases para la transformación de la zona. El Ayuntamiento de Sant Adrià detalló que todas las partes que habían firmado el convenio, entre las que se encuentran la empresa propietaria de la estructura, Endesa, acordaron respetar el resultado.
El ayuntamiento se enfrenta ahora al obstáculo de conseguir financiación para la transformación de la zona, puesto que los recursos municipales son insuficientes para mantener el mastodóntico inmueble. El gobierno local ha prometido que las finanzas municipales no serán hipotecadas para sostener el futuro de las chimeneas y ha iniciado contactos con otras administraciones para idear futuros usos.

MUSEOS
Hasta ahora, un museo de transporte y un museo del memorial democrático son algunas de las opciones que ha estudiado el ayuntamiento para destinar parte de los 65.000 metros cuadrados que quedarán libres cuando la central de ciclo combinado del Besòs asuma toda su capacidad de generación energética y cierre la vieja planta.
El primer teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Ramón García-Bragado, presenció ayer el recuento de votos de la consulta y dijo "haber tomado nota de la experiencia" como base para la futura consulta de la avenida Diagonal.

INSPIRACIÓN PARA BCN
"Valoramos muy positivamente este proceso de consulta y esperamos que en las tres chimeneas se instalen equipamientos metropolitanos, que es una voluntad compartida con el Ayuntamiento de Sant Adrià", declaró García-Bragado.
El ayuntamiento destacó que las tres chimeneas se han erigido como un símbolo de identidad colectiva, y las asociaciones de vecinos y colectivos celebraron el resultado. Ninguna entidad ha pedido su derribo, tal como desea Endesa. Las entrañas de la vieja planta:escanear0011

730 metros cuadrados por trabajador. Ese es el espacio que corresponde a los empleados de la central térmica de Endesa en Sant Adrià de Besòs, una descomunal instalación de 65.000 metros cuadrados que dejará de funcionar en el 2010 y quedará disponible para nuevos usos ciudadanos que aún no han sido decididos por la propietaria ni por el ayuntamiento.
En su inauguración, en 1975, la planta contaba con unos 600 trabajadores. Hoy son solo 89 los que se mantienen en sus puestos para atender a demandas excepcionales de energía, generalmente producidas entre diciembre, enero, junio y julio. Es raro encontrarse a alguien en sus interminables pasillos y escaleras, dentro de una robusta estructura con paredes de hormigón de 1,5 metros de ancho.
Tan solo las dos salas de turbinas, donde se genera la energía de las tres maquinarias, tienen la dimensión equivalente a cuatro campos de fútbol. Esta semana unos operarios alemanes de la empresa Siemens, que construyó la planta, reparaban una de las dos turbinas operativas. La tercera, la más cercana a Badalona, ya ha dejado de funcionar. Las otras dos tendrán el mismo destino en poco más de un año. "Cuando hay averías importantes, siempre se llama a los alemanes, que diseñaron la maquinaria. El personal de aquí solo tiene capacidad para solventar pequeños problemas", explica uno de los trabajadores de la planta.escanear0012

Hierro y hormigón
Dentro del grueso caparazón de hormigón, se mantiene una estructura de hierro, cargada de calderas, tuberías y complejas maquinarias de los años 70, que seguramente será desmontada cuando se decida el futuro uso de las chimeneas.
Al lado, ya en territorio de Badalona, se encuentra otra vieja reliquia de la industria eléctrica catalana: la antigua planta de Fecsa en Badalona. Allí, los responsables de la planta han almacenado transformadores, cableado, resistencias y camiones de electricidad antiguos con miras a ser exhibidos en un futuro museo de la energía.
Cuatro trabajadores controlan en la sala de mandos de toda la planta. Allí se controla hasta la dirección del viento. "Antes, cuando operábamos con fuel, era necesario saber hacia dónde soplaba para evitar poner en funcionamiento una chimenea si el viento iba hacia la ciudad. Ahora, desde que operamos con gas por normativa europea, las emisiones son menos problemáticas", explica uno de los encargados.
Los operarios que han subido hasta la cima de las chimeneas han comprobado la oscilación que tiene la estructura, un fenómeno normal en los edificios de altura pero que atenta contra los nervios de los trabajadores que han subido por la escalera de caracol interna que alcanza los casi 200 metros de altura de la estructura. "La oscilación puede llegar a alcanzar unos 30 centímetros. Es una sensación muy desagradable y solo piensas en bajar cuanto antes", explica uno de los trabajadores.
La estructura del inmueble, halagada por los que ven en él un signo de identidad de Sant Adrià y criticada por grupos ecologistas que piden su derribo, es única en el mundo porque las chimeneas fueron construidas sobre las calderas, lo que le da una altura fuera de lo convencional. La falta de espacio obligó a optar por esta solución. Fuente: " el Periódico", edición del 24-11-2008.escanear0018

 

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Patrimonio industrial. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sant Adriá salva las 3 chimeneas

  1. Cristina dijo:

    que artículo tan interesante ! siempre que he visto estas torres las he visto desde muy  muy lejos, claro que  desde esa distancia parecían muy pequeñas, casi minúsculas :) , pero leyendo esto en tu blog se ve que son …gigantes !!! no tenía ni idea que dentro hubiese tanto espacio

  2. Cristina dijo:

    ¿Alguien sabe si se pueden visitar? ¿están abiertas al público?

  3. Chimevapor dijo:

    Gracias por escribir internauta, no están abiertas al público según me informan vecinos de Sant Adriá, pero es una información ajena a cualquier comunicado oficial (FECSA, Ayuntamiento…). De todos modos, seguro que las podremos visitar pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s