Curiosidades III

GaudíColonia Güell 033

Cuando Eusebio Güell visitaba las obras de la iglesia que Gaudí estaba llevando a cabo en la colonia industrial que poseía en Santa Coloma de Cervelló, el párroco del pueblo obsequiaba al empresario con un pequeño almuerzo o merienda. Se tiene constancia de que, a menudo, este refrigerio estaba formado por un plato de ostras y el mejor champan francés.

Si se visita la Cripta de la Colonia Güell, aun podemos observar los restos de aquellos ágapes. Gaudí, maestro del reciclaje, no dudó en utilizarlos como material de construcción. Si nos fijamos en el mosaico que corona la puerta de entrada a la cripta, encontraremos los pies de las copas e incluso las botellas de los espumosos franceses. Y si se busca entre los motivos decorativos del hall de acceso, nos sorprenderán las conchas de aquellas ostras que Güell y su séquito disfrutaron en su momento.

Acerca de chimevapor

Soy un entusiasta del Patrimonio Industrial, de su estudio, localización, divulgación y colaborar con máximo compromiso en su conservación
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s